Login to your account

Username *
Password *
Remember Me

Región de Ñuble tiene cuatro comunas sin plan regulador

By ladiscusion.cl2018-10-21 Octubre 22, 2018 776

 

La Región de Ñuble aún tiene comunas que carecen de un instrumento fundamental para proyectar su desarrollo, como es el Plan Regulador,

que debe definir la zonificación urbana, áreas residenciales e industriales y usos de suelo. Esos territorios hoy están en el estado más básico de planificación. El secretario regional ministerial de Vivienda, Carlos Urrestarazu Carrión, dada la carencia de cartas de navegación o la obsolecencia de varias de ellas en Ñuble, inició una serie de reuniones con alcaldes del territorio para motivarlos a generar mecanismos técnicos que proyecten las comunas de manera ordenada y armónica.

Urrestarazu, quien es arquitecto, explica que de acuerdo a la legislación vigente, la planificación urbana se efectúa en varios niveles de acción,  como la Política Nacional de Desarrollo Urbano (PNUD), las de acción intercomunal que corresponde a los Planes Reguladores Intercomunales y finalmente los Planes Reguladores Comunales (PRC). En la capa comunal, además,  se cuentan el Plan Seccional, limitado a un sector determinado, y el Límite Urbano, que es la manera más precaria de zonificación.

En el ámbito regional, plantea el seremi, solo existe un instrumento de planificación de nivel intercomunal, que corresponde al Plan Regulador Intercomunal de Chillán-Chillán Viejo (Prich), vigente desde el año 2007, pero que se encuentra desde el año 2017 en proceso de actualización. En el ámbito comunal, cuatro  de las 21 comunas que conforman la región no poseen un Plan Regulador Comunal, como son Coihueco, Pinto, San Nicolás y Trehuaco, sino que poseen solamente un Límite Urbano, que solamente establece la separación de las áreas rurales.

En tanto, de las 17 que cuentan con un Plan Regulador Comunal, ocho poseen instrumentos de gestión cuya entrada en vigencia data desde hace más de una década y están al borde de la obsolecencia. En este caso están Quillón, Yungay, Cobquecura, Ninhue, Portezuelo, Quirihue, Ránquil y San Fabián. En esta última comuna, el Plan Regulador data del año 1967, por lo que está sobradamente obsoleto. Las comunas que tienen planes reguladores recientes son El Carmen, Ñiquén, Coelemu, San Carlos, Chillán Viejo, Chillán, San Ignacio, Pemuco, y Bulnes.

En la actualidad, y dada la necesidad de que las comunas de la recientemente creada Región de Ñuble posean una planificación de un nivel superior, la mayoría se encuentra en procesos de generación de planes reguladores o de actualización de ellos.

Asesoría del Minvu

En todos los casos, plantea el seremi, desde el inicio de la elaboración de todo proyecto comunal de PRC los municipios deben solicitar la asesoría técnica de la Secretaría Regional Ministerial de Vivienda y Urbanismo, con el objeto de uniformar criterios respecto de los parámetros técnicos que se deben contemplar y concordar procedimientos en forma previa al despacho oficial del proyecto para requerir su pronunciamiento.

Carlos Urrestarazu recalca que los Planes Reguladores Comunales “constituyen una herramienta destinada a promover el desarrollo armónico del territorio urbano comunal”,  y en tal sentido la calidad de la regulación del crecimiento y desarrollo urbano tiene un rol esencial para dar forma a los centros poblados y responder adecuadamente a los nuevos desafíos y escenarios del sector privado y a las mayores demandas de la ciudadanía,  sobre todo en el contexto de oportunidades y dinamismo que genera la puesta en marcha de una región.

Asimismo, dada la evolución en la jurisprudencia administrativa de la Controlaría de la República en materia de planes reguladores a través de sus dictámenes, resulta perentorio que las normas establecidas en algunos instrumentos de la región se ajusten a derecho y puedan aplicarse correctamente por los directores de Obras municipales, en el marco de la tramitación de los permisos de edificación y urbanización.

Desarrollo en armonía

El director del Centro de Estudios de la Realidad Regional, Renato Segura, plantea respecto a la importancia de los planes reguladores que “el PRC es un instrumento de planificación urbana cuyo objetivo es permitir que los vecinos de una ciudad puedan convivir con un cierto grado de certeza de lo que puede o no puede ocurrir con el uso del suelo en su entorno”.

Para el académico, esto resulta relevante sobre todo al considerar que por lo general, el crecimiento urbano genera perturbaciones en la vida de los vecinos, los que en presencia de un Plan Regulador pueden hacer valer sus derechos y mantener una armonía en la convivencia”.

Por lo tanto, agrega, “si una comuna no tiene Plan Regulador, o este no está actualizado, es una bomba de tiempo de conflictos en la comunidad. Además su carencia genera decisiones erróneas en el desarrollo urbano, que acompañarán la convivencia por mucho tiempo. Es extremadamente costoso rectificar un error en el desarrollo urbano. De ahí que el Plan Regulador cumple un rol insustituible para disminuir el riesgo de los errores”.

El investigador del CERR remarca que “dado el nuevo escenario regional, provincial e intercomunal, es clave para una adecuada planificación territorial, que los Planes Reguladores Comunales estén vigentes y actualizados, de manera tal de asignar de la mejor forma posible las inversiones públicas para el desarrollo social, económico y territorial en forma sostenible, sin afectar negativamente la calidad de vida de los vecinos”.

Desconocimiento

El arquitecto chillanejo Claudio Martínez Cerda precisa que lamentablemente “la población en general no tiene conocimiento de lo que significa un Plan Regulador” y solo adquiere conciencia cuando sufre las consecuencias, como son por ejemplo la construcción sin restricción de edificación en altura, que tiene efectos en las congestión vehicular, en la saturación de las calles y casos como es el de Chillán, que por estar trazado de norte a sur, generará conos de sombra que dejará zonas muy heladas para su uso público”.

El profesional subraya que los planes reguladores son instrumentos de planificación urbana que deben proteger la escala humana y calidad de vida de las ciudades, y por su complejidad, la máxima responsabilidad la tienen las autoridades que deben ser capaces de generarlos.

Los planes reguladores, destaca, “no deben dejar espacio a la especulación inmobiliaria y por lo mismo es muy preocupante que existan comunas que no lo tienen, pues en esos casos no hay más restricción que la Ordenanza General de Urbanismo y Construcciones”.

La participación ciudadana, expone, es fundamental en el diseño de los documentos maestros comunales, pues “el plan debe ser un instrumento que garantice el principio que “la ciudad nos pertenece a todos” y por lo tanto debe conciliar el interés y bien común”.

Claudio Martínez Cerda agrega que debido a los cambios demográficos y de ingresos per cápita de los últimos 20 años, tales mecanismos deben hacerse cargo de las ciudades y enfrentar diversas contingencias futuras relacionadas, por ejemplo, con la creciente cantidad de adultos mayores, quienes requieren espacios urbanos de calidad que los acojan.

Adicionalmente, el aumento vertiginoso del parque automotriz es otro factor a considerar en comunas de Ñuble y sobre todo en las que rodean a Chillán y que no cuentan con planes reguladores o están desactualizados.

El arquitecto agrega que en general tales instrumentos de gestión municipal deben enfocarse también a proteger el patrimonio urbano y arquitectónico de las ciudades, lo que promueve la identidad y sentido de pertenencia a los ciudadanos.

Futuro de la región

El arquitecto José Luis Gacitúa sostiene que la carencia de instrumentos de planificación comunales parece ser un fenómeno más extendido de lo que se piensa en Chile, lo que da cuenta de “un estado rural” que aún persiste. El profesional, lamenta que las cartas de navegación no hayan sido internalizadas y no tengan el nivel de relevancia que debieran tenerlo a nivel de las ciudades de la región.

El presidente del Colegio de Arquitectos de Ñuble, Pedro Ramos, agrega que “el futuro de la nueva región debiera considerar la conformación de un Organismo de Planificación y Coordinador que comprometa el ordenamiento de la ciudad tanto en lo urbano, lo social, trazados viales, comunicación, patrimonio, y en todos los aspectos que permitan dar una identidad propia a la nueva capital de Ñuble”.

Para la entidad que dirige, con la entrada en vigencia de la nueva Región de Ñuble, es indudable que la planificación urbana se transforma en un instrumento clave en la regulación de las comunas que permitirá ordenar las distintas actividades que se desarrollan en cada territorio.

Plantea que es necesario regular temas que en la actualidad parecen no estar normados en todas las comunas y que se relacionan con el uso de suelo, regulación de condiciones de las edificaciones en cuanto altura, antejardín, distanciamientos y densificación poblacional.

Adicionalmente, precisa,  las comunas que no tienen planes reguladores o medios de planificación actualizados deben ser capaces de definir las áreas verdes; zonas de infraestructura vial, proponer ensanchamientos y expropiaciones que permitan el desarrollo armónico de la ciudad.

Para la entidad gremial, es importante que las comunas delimiten las áreas urbanas de la ciudad y promuevan la sectorización al interior de cada una de ellas, y por consiguiente establecer además la prohibición de actividades molestas, insalubres y otras que no sean concordantes o que presenten riesgos o peligros a sus habitantes.

Junto con ello es relevante que las comunas proyecten en sus planes reguladores un tema que ha cobrado importancia por parte del Ministerio de Vivienda y Urbanismo, como es la consolidación, rescate y preservación del Patrimonio Urbano, que comprende las edificaciones y espacios públicos que constituyen y forman parte de la memoria colectiva arraigada a la cultura patrimonial, histórica y social.

En este contexto, los planes reguladores cobran gran importancia para cada comuna tanto en su desarrollo como órgano de ordenador  para los municipios que no cuentan con este instrumento de regulación o que por evolución y crecimiento requieren una urgente actualización.

Ramos remarca que “si bien hay planes reguladores de corta data, también se requiere realizar las enmiendas y revisiones de manera urgente en los temas que afectan al control de la ciudad como son los aspectos viales, habitacional, patrimonial y áreas verdes principalmente”.

“Hoy las habitantes de Ñuble han empezado a tomar conciencia de lo que significa la implementación de los planes reguladores, pero de todas maneras falta difusión hacia los sectores más alejados del centro de su actual capital Chillán”, subraya Ramos.

Para el gremio es trascendental que la planificación de la nueva Región de Ñuble, cuente en breve plazo con el Plan Regulador Intercomunal de Chillán y Chillán Viejo, pues ambas comunas requieren interactuar de manera integral para lograr un desarrollo armónico del territorio.



Rate this item
(0 votes)
Last modified on Martes, 23 Octubre 2018 07:57

Ultimos Tweets

Formalizan a sujeto por tráfico de drogas https://t.co/7Mr3JioIYQ vía @tripplesworld https://t.co/nA2hy5Khax
Contadores de San Carlos se actualizan https://t.co/gidrxtigUy vía @tripplesworld https://t.co/WTdSgR1JRU
San Carlos recibió nuevo vehículo policial https://t.co/dvzg5yTMed vía @tripplesworld https://t.co/cfPQHGlXm8
Follow sancarlosonline on Twitter

Consola de depuración de Joomla!

Sesión

Información del perfil

Uso de la memoria

Consultas de la base de datos