Domingo 23 Abril 2017

 siguenos en facebook  siguenos en Twitter  siguenos en Google+ sígueme en Instagram          

La razón familiar que gatilló la renuncia del ministro de Transportes

Andrés Gómez-Lobo dejó su cargo para estar más cerca de su hijo, quien reside en La Serena.

La asesora legislativa de la cartera, Paola Tapia, es la primera mujer en asumir la secretaría de Estado.

La razón familiar que gatilló la renuncia del ministro de Transportes

Los nervios de acero que solía mostrar Andrés Gómez-Lobo, exministro de Transportes y Telecomunicaciones, se quebraron hoy cuando concretó la renuncia a su cargo, después de tres años de gestión. Dio las gracias hasta las lágrimas cuando sus colegas lo despidieron en La Moneda, no solo por dejar la secretaría de Estado, sino que porque al dimitir alcanzará una voluntad personal: visitar frecuentemente a su hijo de nueve años, quien desde el año pasado vive en La Serena junto a su madre.

Para el exministro, cuya sucesora es la abogada de la U. Católica Paola Tapia, su estrecha asesora (ver nota aparte), era complejo compatibilizar su rol de padre con el de un alto funcionario público, por lo que el economista informó a la Presidenta Michelle Bachelet, en enero pasado, que renunciaba por razones personales, pidiendo concretar esa decisión la primera quincena de marzo. Su retiro se presenta en un momento clave: en junio se inicia la licitación de Transantiago, la que establecerá nuevas reglas para las concesionarias de las calles de la capital.

Gómez-Lobo venía de terminar en 2016 un juicio de familia, que estableció un régimen de visitas con el menor y que le significaba viajar casi todos los fines de semana a la Cuarta Región. Le pesaba no tener tiempo con su familia, pues sus tres hermanas están radicadas en Estados Unidos.

¿Qué recorrido laboral emprenderá el economista? Evalúa retornar a la academia o a las consultorías económicas.

Puntos débiles
Gómez-Lobo mantuvo una mala evaluación de su gestión el año pasado, según la encuesta Adimark. El sondeo de febrero pasado ubicó a la exautoridad como uno de los más reprobados en su labor. En lo político, no avanzó en el proyecto de ley para evitar la evasión del pago del pasaje en el Transantiago, como tampoco logró legalizar las plataformas como Uber, por la que los taxistas independientes han protestado duramente.

Sin embargo, la gestión del profesional era bien vista en el sector privado, pues debía sostener diálogos con las siete empresas del Transantiago y con otros actores de la industria. Así, lo veían como un profesional con conocimientos técnicos, por lo que impulsó decisiones claves, como reducir los recorridos a empresas con mal desempeño como Subus y Alsacia.

El diputado Jaime Bellolio, (UDI), quien hoy esperaba votar la interpelación contra el titular de Transportes por los altos índices de evasión, desestimó seguir adelante con la medida, debido al ajuste ministerial. "El Transantiago es una política fracasada; no se pusieron en marcha nuevos trenes y faltó inversión en las regiones", dijo. "Me hubiese gustado contestar la interpelación para decir lo que estamos haciendo", respondió brevemente Gómez-Lobo tras salir de La Moneda hoy. Pedro Pablo Errázuriz, exministro del ramo, afirmó que el cambio en la cartera "se da en un momento delicado de la licitación del Transantiago. No sabemos si la ministra tiene conocimientos técnicos sobre ese tema".

Cuánto tiene ahorrado en su fondo para el seguro de cesantía

 

Revise si tiene excesos de cotizaciones 

DISPONIBLE02